Un nuevo amanecer...
Faltan:



Para el inicio de una nueva era...

Santa Leticia

También en el departamento de Ahuachapán. Se observan numerosos montículos, plataformas y terrazas ornadas con muchas esculturas monumentales en piedra, que representan a una especie de individuos obesos (llamados “Los gordinflones”).

Hay mucha cerámica vinculada con Chalchuapa y Kaminaljuyú. Probablemente este sitio, por su ubicación entre las montañas, era destino de peregrinaciones para los habitantes de occidente en el Preclásico Tardío.

Por su ubicación en el área de las rutas de las flores, Apaneca, es de fácil acceso y se pueden observar estas culturas tanto en el sitio arqueológico como en el desarrollo primeramente en la costa del Golfo de México: presencia de cabezas colosales.

Posteriormente, en monte alto, Guatemala, estos “gordinflones” conforman un estilo propio que se originó en Escuintla, extendiéndose hasta Ahuachapán, Copán y Tikal.

El sitio arqueológico Santa Leticia yace en una altitud de 1400 metros s.n.m. en una ladera cultivada de café en el Cerrito de Apaneca, ( un pico volcánico en el departamento de Ahuachapán), la zona arqueológica completa cubre un área aproximadamente de 15 hectáreas las cuales incluyen montículos, una terraza artificial y tres monumentos del estilo distintivo “Gorditos ” o “Potbelly”, el mas pequeño pesa 14,000 Lbs. El de mediano tamaño 20,000  Y el mas grande  21,000.
“Durante el periodo Pre-clasico, mas o menos 500 años antes de Cristo una fuerte expansión demográfica tomó lugar especialmente en las tierras debajo de los mil metros de altitud. Fue en este momento que el asentamiento de Santa Leticia se desarrolló, trayendo consigo un importante crecimiento cultural, dada la expansión del contacto entre las diferentes comunidades estableciendo esferas culturales una de ellas integrada por Santa Leticia, Chalchuapa y Atiquizaya”.

“Santa Leticia es considerado un sitio importante, la ocupación de este no fue solamente de pobladores agrícolas, sino también emergió como un importante centro ceremonial. La mayoría de información disponible de la reconstrucción de la vida diaria de las comunidades durante este periodo proviene de Santa Leticia”