Un nuevo amanecer...
Faltan:



Para el inicio de una nueva era...

Quelepa

Quelepa, departamento de San Miguel.

Este sitio, cercano a la población del mismo nombre, se encuentra a pocos kilómetros a oeste de San Miguel. Hay evidencia de que desde el Preclásico Tardío fue ocupado por mayaces, se ha encontrado una terraza correspondiente a este periodo, la cual cerraba escondrijos con abundante cerámica.

Este último es muy similar a la de occidente de El Salvador y a la de las tierras altas (Kaminajuyú).

Uno de los principales vestigios es una monumental pieza en piedra de forma cuadricular, grabada con bajorrelieves en sus cuatro costados, llamada “Altar del jaguar”, por representar cabezas de este felino.

El desarrollo de las comunidades de Quelepa toma impulso en el Clásico Temprano, ya que esta zona no fue afectada por la erupción del Ilopango en el año 260 d.C. parece que los alfareros de este periodo no fueron influidos por agentes externos.

Sin embargo, Quelepa mantenía vínculos comerciales y culturales con el centro y sur de Honduras.

Los habitantes fueron hablantes del lenca, como otros grupos mayas vecinos en el oriente salvadoreño. Durante el clásico Tardío, al igual que en otros mayas del país, se vive un auge constructivo en Quelepa, en la parte oeste, que incluye 15 plataformas de varios tamaños alrededor de una plaza rectangualar y un juego de pelota.

Se estima que la cerámica de pasta fina de Quelepa policromada, presenta afinidades con alfarería tipo naranja fino, las mismas influencias se observan en hachas, yugos e imágenes antropomorfas.

A finales del Clásico Tardío. Alrededor del año 1000 d.C. Quelepa empieza a ser abandonada. Durante la conquista y la colonia no se tuvo conocimiento de estos vestigios.